Los casinos online, la opción más segura para apostar

En muchas ocasiones, los jugadores experimentados que llevan apostando en salones de juego durante años desean dar el salto a los casinos online debido a su sencillez de uso, la posibilidad de mantener un seguimiento constante del dinero apostado y el enorme catálogo de juegos que estas casas de apuestas en línea ofrecen. De hecho, jugar en un casino online es la forma más fácil de ser conscientes del dinero que arriesgamos, para así obtener estadísticas a diario de nuestro porcentaje de éxito, manejar nuestros gastos con mayor moderación y analizar en qué jugadas flojeamos y cuáles son parte de nuestros puntos fuertes.

Los casinos online también son, evidentemente, terreno yermo para los nuevos jugadores que desean probar suerte por primera vez en el mundo de las apuestas y el juego. Seguramente, en alguna ocasión en la que navegabas por Internet, te ha aparecido por sorpresa un anuncio que aseguraba que, pagando una suma de dinero bastante alta, te proporcionarían los secretos necesarios para convertirte en millonario apostando en casinos online. En otras ocasiones, estos anuncios promocionan casinos online que no ofrecen ninguna garantía de seguridad, con aplicaciones descargables que instalan malware en nuestros ordenadores. Esto ha proporcionado a muchos jugadores una concepción errónea de en qué consisten los casinos online, y es que los sospechosos negocios anteriormente descritos difieren mucho de la realidad de casinos online como Bwin, Bet365, William Hill o 888Casino, que cuentan con sistemas de seguridad muy elaborados que aseguran que el saldo del jugador esté disponible siempre que lo desee sin perder ni un ápice de su dinero, además de proteger tus datos personales y ofrecer la garantía de una experiencia de juego tan o más justa que la que experimentarías en un casino físico.

Casinos como Bet365 son garantía de seguridad y juego limpio, y según nuestra localización, su catálogo de juegos y apuestas siempre están regulados por la normativa vigente. En el caso de España, por ejemplo, los diferentes juegos se encuentran totalmente adaptados a la normativa Europea, regulada por la Dirección General de Ordenación del Juego. Este tipo de leyes aseguran que el juego sea justo y no se encuentre excesivamente desequilibrado en favor de la casa, pero también aseguran un pago seguro y la total confidencialidad respecto a nuestros datos personales. Por otra parte, puedes estar seguro de que, en estos casinos legales, además del juego responsable y justo, tus fondos estarán a salvo. También es interesante que sepas que la ley de juego también regula los generadores aleatorios de los distintos softwares del casino online. Es decir, no pueden trampear de ninguna forma las máquinas tragaperras online o las cartas que salen en una mano de poker, ya que todo eso está regulado.

Para ello, lo primero en que debes fijarte es en la dirección de la página web. Como ya sabrás, las páginas web comienzan con la etiqueta http://. Cuando proporcionamos nuestros datos personales y bancarios a una página web, debemos de asegurarnos que esta etiqueta sea https://, añadiendo una 's' al final, lo que garantiza que nuestros datos viajan de forma segura a través de la web. Evidentemente, Bet365, Bwin o Sportium siempre cuentan con estos sistemas de seguridad, pero es recomendable comprobarlo antes de ingresar nuestro dinero: en ocasiones proliferan sitios web fraudulentos que intentan imitar el diseño y modos de juego de los casinos de mayor reputación.

La mayoría de casinos ofrecen distintos sistemas de encriptación, es decir, sistemas que codifican nuestros datos para que no puedan ser accedidos por piratas informáticos, y que varían en sus niveles de seguridad. El mínimo aceptable sería un sistema de encriptación SSL de 128 bits. Si queremos comprobar que este requisito se cumple, tan sólo debemos acceder a la parte inferior de nuestro casino online de confianza y acceder a su Política de privacidad, que suele encontrarse disponible a un solo clic. Además, también podremos leer qué tipo de normas se aplican para proteger nuestros datos personales. En la página principal de Bet365, por ejemplo, si nos desplazamos a la parte inferior de la web, podemos acceder a toda esta información y además ver las distintas calificaciones y sellos de calidad que garantizan un juego justo y seguro. Por ejemplo, si accedemos a Bet365 desde España, veremos el sello de Juego Seguro de la Dirección General de Ordenación del Juego, regulada por el Ministerio de Hacienda.

También podemos ver el sello de ESSA: una asociación europea sin ánimo de lucro encargada de garantizar el juego justo. En casi todos los países en los que operan, los casinos online de mayor popularidad cuentan con asociaciones de este tipo que garantizan que el jugador será protegido legalmente en caso de fraude, posibilidad que, hay que recordar, es muy, muy baja en casinos de confianza y uso mayoritario como Bwin, Bet365 o 888Casino. En ciertas ocasiones, empresas de seguridad responsables de potentes sistemas antivirus se encargarán de la seguridad de la web. Ver el sello de McAfee o Norton puede ser otra garantía notable de que el casino en el que jugamos es seguro, aunque tampoco resulta imprescindible. Algunos de los sellos de calidad que aseguran la fiabilidad de los casinos online son los organizaciones como eCogra, TST o Thawte, variando según en el país en que nos encontremos. Esta última empresa gestiona parte de la seguridad de la página, ofreciendo los sistemas de encriptación SSL que hemos mencionado anteriormente.

Si quieres ver la información y los certificados de garantía de los proveedores de software con los que la página trabaja, encontrarás links en la parte inferior de la página y, de no ser así, puedes contactar con ellos para que te los proporcionen. De esta forma podrás comprobar que también los proveedores con los que funcionan, es decir, sus máquinas tragaperras, software de juegos de casino y de poker, están también regulados.

Puede que toda esta información te resulte difícil de comprender, pero no temas. Una de las cosas que hacen fácil distinguir la fiabilidad de los casinos online respecto a posibles fraudes, y que incluso aumentan su fiabilidad respecto a los casinos físicos, es el hecho de poder conocer la base de usuarios que juegan a diario en estas webs. Por ejemplo, Bet365 cuenta con 19 millones de jugadores a lo largo y ancho de más de doscientos países diferentes, mientras que Bwin se mueve en cifras cercanas a los 20 millones. Esto provoca que las tasas y comisiones que la casa de apuestas se lleva sean muy bajas debido al alto volumen de transacciones, y asegura que la empresa pone un gran énfasis en proteger los datos de sus usuarios y ofrecer métodos de pago seguros.

casino online


Recordemos que, aunque una base de jugadores formada por millones de usuarios nos proporcione la garantía de que el casino online en que apostamos es seguro, también es necesario prestar atención as las diferencias entre las comisiones que el casino nos ofrece. Para ello, existen cientos de páginas que realizan comparativas entre casinos online actualizadas a diario. La necesidad de actualizar frecuentemente las diferentes condiciones entre casinos se debe a que estos ofrecen bonos de bienvenida que facilitan a los usuarios un comienzo con grandes prospectivas de ganancias y poco riesgo. Normalmente, cuanto más paguemos en nuestro primer bono, mayores ventajas nos ofrecerá el casino. También es necesario comparar el porcentaje de pago que se produce sobre nuestras apuestas, ya que en absolutamente todos los casos el casino se quedará con una comisión. Esta cifra suele fluctuar entre el 95-96%, y si tienes pensado apostar cantidades de dinero significativas, apostar en un casino online con un porcentaje de pago alto será importante.

Otro aspecto importante es comprobar que la casa de apuestas cuente con un servicio de Atención al Cliente que ofrezca soluciones rápidas en el caso de que existan problemas. Por ejemplo, si nos introducimos en la sección de Contacto de Bet365, veremos que la web dispone de atención al cliente veinticuatro horas, siete días a la semana a través de e-mail, chat en tiempo real, teléfono e incluso correo ordinario. Esto asegura que, en el caso de que tengamos problemas con el pago o problemas técnicos con las distintas plataformas para ordenador, móvil y tablet que la web ofrece, podamos acceder de forma inmediata al servicio de soporte técnico.

En definitiva, existen varios puntos que debemos seguir si queremos asegurarnos de que participamos en un casino fiable. En primer lugar, debemos prestar atención a la base de jugadores que la empresa maneja. Después, debemos fijarnos en la presencia del protocolo https en la dirección de la web y en que existan métodos de pago fiables como el pago con tarjeta de crédito o la transferencia bancaria. Más tarde, si así lo deseamos, podemos fijarnos en los sellos de calidad que expone nuestro casino online. Mucha suerte, y a jugar.